Bucarest

Aprovechando que fui a visitar a mis compañeras de Rumanía, tuve la oportunidad de alojarme en un estupendo hotel con vistas al Parlamento. A la vuelta de Bucarest, casi me muero del miedo en el vuelo, pero eso no se puede dibujar, pero…voy a publicar aquí lo que comenté en mi Facebook personal en ese día:

Momento lamentable y estresante a más no poder: estoy en Bucarest, llevo dos días de reunión tras reunión. Me ponen una a las 6 de la tarde desde España por teleconferencia. Empieza la reunión y comienzo a ver qué la gente de mi alrededor se va marchando. Miro la hora en mi reloj, veo que son las 5.30, pero sin embargo estoy en una reunión que estaba planificada a las 6, y entonces recuerdo que en Rumanía hay una hora más. Ósea, que en realidad, son las 6.30, mi avión sale a las 8.25, así que pienso que ya debo pedir el taxi, y en ese momento descubro que el reloj, un puto Vivo fit, se ha sincronizado mal con el IPhone y realmente son las 7.30!!!!!
Salgo del edificio, no hay taxis y estoy a 3 kilómetros del aeropuerto. 
Finalmente, un taxista que no habla inglés para, le enseño un billete de 50 leis (12€) y empieza a acelerar en un auténtico frenesí. 500 metros más adelante hay un atasco monumental, son las 7.45. Después de 15 minutos parados, empezamos a volar por las calles de la ciudad.

Lo doy por perdido.

Llamo a la agencia de viajes y pido un billete para mañana a las 8.30 de la mañana, porque tengo otro vuelo a Copenhague mañana a la 1.30!!!!!!!! Ahhhhh!!! Ahhhhh! No quiero quedarme colgada en Bucarest!!!

A todo esto, llamo a Mikael y le pido que mire si hay retraso (el vuelo de venida llevaba una hora) y lo hay! 10 minutos!

Sigo en el taxi, llamo a una compañera rumana, le explicó mi situación y me pregunta si he hecho el check in…. No… Nooo. Me propone que ella me lo hace. Tengo el pasaporte en la maletaaaa! En el maleteroooo! Normalmente no se puede hacer el check in cuando quedan menos de dos horas para el embarque y le digo que se olvide. Me llama otra vez y me dice que si se puede! Y me pide los datos del pasaporte. Me acuerdo de que tengo una copia digital en Dropbox. Me hace el check in!!!! Siiiiii! , ya son las 8.

Llegó al aeropuerto, le tiro el billete al taxista ( pago el doble de lo que debería de haber pagado, de 6 a 12 maravillosos euros que jamás he gastado tan felizmente)

Hay 3 personas en el control de seguridad, prácticamente nada de cola en el chequeo de pasaportes, y ahora, saltando a toda prisa, 8.10, alguien me indica que es la puerta 7 a gritos, y corro por la terminal entre tiendas y azafatas ofreciendo perfumes… Pero tú te crees que yo tengo el cuerpo pa perfume?????? llego a la puerta.

La 7, una cola espectacular…. Benditos retrasos aéreos. No he vomitado de milagro, por el estrés y de correr, ya sabemos todos que el deporte no es lo mío.

Llamadas de agradecimiento a todos los que me han ayudado, cancelo la búsqueda del día siguiente, y me sigo planteando que hoy los astros se han aliado.

Ea, mañana la liare en el otro vuelo, seguro.

Un canal de Venecia y un aperitivo con sol

Para los que me conocéis ya sabéis cómo va la cosa, solo dibujo cuando estoy feliz, no hace demasiado calor, ni demasiado frío, estoy en buena compañía, me puedo sentar, picar algo al mismo tiempo, hay algo bonito que ver…como consecuencia, dibujo poco. Este lugar era perfecto, y se cumplieron todas las condiciones.

Osteria al Squero, bravo, buenísimo.

Y el final de mi viaje por Asia

Después de todos estos meses viajando, nos despedimos de Asia en Tailandia, en una isla fabulosa llamada Koh Lipe

Simplemente espectacular, perfecto, divino…

Lo único malo, el papel de mi Molenskine se empezó a humedecer mucho con ese clima tan cálido, y mis dibujos perdieron mucho en calidad. La verdad es que me enfadé mucho porque no es la primera vez que me pasa que este papel pierde la textura depende de la climatología. Aún así, siguen siendo un fetiche para mi, y siempre dibujo en estas libretas de pequeño tamaño.

Tarsier, dibujando animales que se están quietos

En Filipinas disfrutamos de un montón de fauna, en concreto, este bicho que se supone que es el primate más pequeño del mundo. Me pareció monísimo, pero el lugar donde los vimos, es una especie de zoo donde da mucha pena comprobar como tratan a los animales. Aún así, es totalmente imposible obsérvalos de otra manera en su hábitat natural, y dudo mucho que sean capaces de sobrevivir tal y como está el cuidado medio ambiental en el país.

Por cierto, que normalmente dibujo siiiiempre en vivo, y me parece una ofensa dibujar sobre foto, así que no suelo dibujar animales, porque se mueven!!! pero este, era perfecto. El tiburón-ballena…sí fue sobre foto, una licencia artística :-)

De vuelta a casa en Navidad desde Koh Lipe

Y ya me quedan muy pocos sketch que publicar de mi super viaje a Asia. Soy una desordenada espectacular en la publicación de mis dibujos, pero al final, es lo bueno de no ganarse la vida de blogguer, influencer o leches en vinagre de estas, no???

Por cierto, quien pueda, que vaya a este maravilloso hotel, Mali Resort, en la perfecta isla de Koh Lipe. Me asusté un poquitín cuando vi los mensajes de “Vía de evacuación en caso de Tsunami”, pero vamos, que a parte del super susto que me llevé cuando fuimos a hacer una excursión de snorqueling y casi se nos lleva la tormenta a otra isla, todo estupendo.